carmen2.jpgAddiction is no laughing matter, but Carmen Campuzano is on another level of hysterics. She lives for the craziness in her life and so it is fitting that someone wrote a song called El Corrido de la Campuzano.

It is about the need of drugs, missing your daughters’ communion, and the drama that goes along with being la Campuzano.

You MUST read the lyrics after the jump.

Aquí estoy, encerrado en mi mundo/ Porque el vicio se adueña de mi./ Yo a mis hijas dejé por la droga/ Y ahora están distanciadas de mi./ Ayer comulgaron en la iglesia…/ y a su misa no pude asistir.

Cuentan que, hincaditas las dos/ y rezando en su comunión, en sus ojos miraban al cielo/y llorando le pedían a dios: que enfrentara su poder al diablo,/ pa’arrancarme del vicio traidor.

Drogadicto, que todo perdí,/ ya mis hijas no están junto a mi, tuve mucho y todo se me fue,/ y el mundo critica mi ser/ Señor mío, si tienes poder,/ busca al diablo y enfréntate a él. (Hablado): Señor mío, tú que todo lo puedes: ayúdame a salir de este vicio.

Un consejo yo les quiero dar,/ aunque sé que me van a ignorar: no le den mal ejemplo a sus hijos,/ porque daño les van a causar/ Gente mala vende droga al mundo,/ Lo que a mi no te vaya a pasar… Sé que no soy más que un infeliz/ y a mis hijas las hago sufrir; en las noches me decían llorando,/ padre, qué tienes en la nariz…?

Inocentes, no saben que yo/ sin la droga no puedo vivir…

Related posts: